Teoría de Nietuschil sobre el posible inicio del consulado

S. I. Kovaliov, en su historia de Roma (Universidad de Leningrado, 1948), defiende la teoría de su compatriota I. V. Nietuschil sobre el inicio del consulado en Roma, que lejos de la tradición que lo sitúa en torno a finales del siglo VI a. C. o inicios del V a. C., se situaría durante el contexto de las rogationes de Licinio y Sextio, año 376 a. C. La tercera de de estas leyes afectaría, según los autores rusos, a la pretura romana. Así, contrariamente a lo que nos aporta la tradición (ver Livio VI, 35-42), el cargo de cónsul no existiría antes, que sólo habrían dos pretores, un anciano y otro joven a las ordenes del primer, aunque a veces eran sustituidos por tribunos militares con poder colegiado. Así pues, la rogatio de Licinio y Sextio agregaría un pretor a los dos ya existentes.

Este tercer pretor sólo podría elegirse de entre los plebeyos, y debía tener una autoridad correspondiente a la del pretor anciano patricio. Así, el anciano y el pretor plebeyo formarían un poder colegiado, y por éste motivo fueron llamados “cónsules-pretores” o simplemente “cónsules”. Al pretor subordinado, antiguo ayudante del pretor anciano, se le transfirieron atribuciones judiciales, excluyéndolo del poder colegiado pero manteniendo la denominación de “pretor”. Éste sería, según Nietuschil, el origen del consulado, que representaría la conclusión histórica del decenviro y del tribuno militar con poder consular.

Bibliografía
-KOVALIOV, S. I., Historia de Roma (edición revisada y ampliada por Domingo Plácido), Madrid, Akal, 1989, pág. 105.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada