Museo Nacional de Arqueología Subacuática (Cartagena, Murcia) (fotografías de elaboración propia)


Fotografías de elaboración propia (Juan Antonio Montalbán Carmona, 2015)

Visita al Museo Nacional de Arqueología Subacuática (Cartagena, Murcia). Página web: http://museoarqua.mcu.es/

En el plano del museo de arriba se puede observar la distribución de las diferentes partes de la exposición: La zona rodeada en rojo, perteneciente a la zona de restos arqueológicos acuáticos romanos. 

Todos los textos han sido extraídos de los carteles expositivos Museo Nacional de Arqueología Subacuática, a quien pertenecen los derechos.


-La nave mercante de Escombreras- 1
“La nave mercante de Escombreras- 1es un barco mercante, procedente de un puerto napolitano, hundido hacia el año 155-150 a. C. en la Bahía de Cartagena, que transportaba ánforas con vino, vajilla de mesa y cerámicas de cocina.

El cargamento principal está formado por ánforas grecoitálicas que contenían vino procedente de la zona de Nápoles, destinado al consumo del ejército y de la población itálica de Carthago Nova. También transportaba cerámicas itálicas como vajillas de mesa de engobe negro, de cerámica común y de cocina. La presencia de cerámicas púnicas, como parte del cargamento secundario de la embarcación, hace suponer que la nave hiciera escala en Ibiza, antes de arribar a Carthago Nova.

De la vida  cotidiana a bordo, se muestra vajilla de cocina, con restos de combustión en la base, la lucerna usada para la iluminación y la vajilla de mesa con marcas de pertenencia. A ellas, se unen los objetos de uso personal que la tripulación llevaba consigo como los ungüentos, los biberones y las jarritas. Además, se han documentado objetos de uso común en las embarcaciones como los escandallos y las pesas de red” (Texto extraído de los carteles explicativos del ARQUA).







-Roma: barcos y viajeros
“Los barcos transportan mercancías, a una reducida tripulación y a contados viajeros, que embarcan con lo necesario para la travesía.

Para ayudarse en la navegación usan escandallos o sondas que permiten conocer la profundidad del fondo, y anclas de diferentes tamaños para fondear. El plomo se usó en abundancia para planchas de revestimiento del casco, anillas y otros elementos, al igual que el mazo de carpintero y los clavos testimonian el trabajo de mantenimiento diario.

La vida a bordo está representada por los útiles que usaron: vasos y jarras, platos y cuencos, marcados con las iniciales del propietario. Ollas, molinos para grano y hornillos de cerámica para cocinar. Lámparas de aceite, objetos de tocador o fichas de juego muestran otros aspectos de la vida a bordo. Las pesas de red testimonian la pesca.

La preparación para un viaje no está completa sin la protección de los dioses. Los viajeros llevan amuletos o símbolos, como el poderosísimo amuleto fálico o el cuerno de plomo. Las manos Sabazias testimonian la extensión de los cultos de origen oriental a Occidente” (Texto extraído de los carteles explicativos del ARQUA).




Mano Sabazia. Fuente: Catalogo ARQUA

-Comercio marítimo en época republicana
“En este momento se comercia con vino y, en menor medida, aceite, así como vajillas, ungüentarios, etc., producidos en Italia con destino a los territorios conquistados. En sentido inverso, de las provincias se embarcan a Roma materias primas.

Las ánforas vinarias son las producciones itálicas mayoritarias, con diferentes tipos de tapones y de sistemas de cierre. Los dobles sellos de las ánforas (una victoria en un óvalo y un nombre de origen servil) informan de la producción de vino en la costa adriática. Los cierres de mortero de cal y arena llevan sellos que hacen referencia posiblemente a los propietarios de la mercancía. Los cargamentos de procedencia itálica se completan con las vajillas de mesa de barniz negro, cerámicas de cocina, lucernas y ungüentarios de cerámica.

A cambio, los barcos se cargaban de vuelta a Roma con plomo en lingotes marcados con los nombres de los arrendatarios de las minas, y de manufacturas de plomo como leñas, proyectiles o tuberías.

Otra de las consecuencias de las conquistas, además de la generalización de las relaciones comerciales, en la difusión de los patrones monetales romanos, y la creación de cecas en determinadas ciudades, entre ellas Cartago Nova” (Texto extraído de los carteles explicativos del ARQUA).








-Comercio marítimo en época imperial
“El Mediterráneo se convierte en un gran mercado libre por el que transitan productos de las provincias hacia los principales puertos, desde donde se distribuyen al resto del territorio. Esto se manifiesta también en la cantidad de moneda en circulación y la multiplicidad de cecas que las emiten.

Las cerámicas de Terra Sigillata de Italia y las de los alfares de Galia, como las que se exhiben junto a otras producciones como vasos y botellas de vidrio y otros objetos de lujo, circulan por todo el Mediterráneo.

Hispania es muy rica en recursos naturales. Produce y envasa salazones y aceite de la actual Andalucía, y vino andaluz y catalán que se distribuye fundamentalmente hacia Roma y los campamentos romanos de las fronteras al norte del Imperio. Como en épocas anteriores, se sellan en el labio o las asas,  en ocasiones se marcan con símbolos o letras incisas en diferentes partes. Se producen también vajillas de Terra Sigillata de los alfares riojanos y cerámicos de paredes finas de talleres sobre todo andaluces” (Texto extraído de los carteles explicativos del ARQUA).






Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada