La cuestura

La cuestura era una de las magistraturas más antiguas, surgida a principios de la República. En origen, los ediles eran una especie de investigadores criminales, pero con el paso del tiempo adquirieron funciones de tesoreros estatales y miembros de los colegios judiciales permanentes. Hasta el siglo V a. C. eran dos, pero a finales de la etapa republicana ya eran unos cuarenta. Por su alto número, no todos ejercían siempre las funciones, sino que elegían a suerte quien ejercería una determinada tarea. La cuestura era el rango más bajo en la carrera política del magistrado. Eran elegidos anualmente en los comicios por tribus presididos por un cónsul o un pretor.

Aunque en un principio sólo formaban parte los patricios, a partir del año 409 a. C. empezaron a nombrarse cuestores plebeyos, a pesar de que en un principio se los considerase en un grado inferior y eran puestos cada uno al servicio de un cónsul. No tenían derechos de lictores, pero sí de viatores, scribas y praecones, y su silla en el Senado era más simple. Entraba en funciones el 5 de diciembre, aunque los cuestores provinciales entraban en funciones realmente el 1 de julio. Se podía prorrogar su cargo, cuando terminaban su año como cuestor urbano, siendo enviados a una provincia.

Encontramos tres clases de cuestores:

-Cuestores urbanos: residían en Roma, recaudaban los impuestos, cobraban multas y arrendamientos públicos y administraban el tesoro del Estado, el aerarium, conservado en el templo de Saturno. También eran los guardianes de las banderas de guerra y del archivo estatal, acompañaban a los magistrados en su juramento en el momento de asumir las funciones; etc. Primer fueron dos cuestores urbanos, pero con las necesidades futuras aumentó su nombre notablemente: aumentaron de dos a seis entorno al año 421 a. C.; desde el 197 a. C. habían diez; a mitad siglo I a. C., veinte; y el doble, cuarenta, en la segunda mitad del siglo I a. C.

-Cuestores provinciales o militares: eran ayudantes de los gobernadores o delegados de las provincias, pudiendo sustituirlos en caso de la ausencia de éstos últimos. Administraban las unidades militares y el tesoro provincial, vigilaban el pagamento del estipendio a las tropas, la venta de los botines de guerra y otros, etc. Se enviaba un cuestor a cada provincia, excepto a Sicilia donde se enviaban dos.

-Cuestores itálicos: nombrados hacia mitad siglo III a. C.; eran cuestores nombrados en algunas localidades itálicas. Su número aumentó conforme se fueron formando nuevas provincias.


Bibliografía
-FERNÁNDEZ NIETO, F. J. (coord.), Historia Antigua de Grecia y Roma, Valencia, Tirant lo Blanch, 2005.

-GUILLÉN, J., Urbs Roma II. La vida pública, Salamanca, Ediciones Sígueme, 2002 (1ª ed. 1978).

-GUILLÉN, J., Urbs Roma IV. Constitución y desarrollo de la sociedad, Salamanca, Ediciones Sígueme, 2009 (1ª ed. 2000).

-KOVALIOV, S. I., Historia de Roma (edición revisada y ampliada por Domingo Plácido), Madrid, Akal, 1989 (1ª ed. 1948).

-ROLDÁN, J. M., Instituciones políticas de la República romana, Torrejón de Ardoz,  Akal "Historia del Mundo Antiguo", 1990.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada