Tarquinio Prisco

Tarquinio Prisco
Tarquinio Prisco (616-579 a. C.), también conocido como Tarquinio el Antiguo, fue el sucesor de Anco Marcio y quinto rey de Roma. De Tarquinio se conoce su origen etrusco. Era hijo de un griego de Corinto que se exilió a Roma y terminó siendo aceptado por la aristocracia romana. Llegó durante el reinado de Anco Marcio, de quien se ganó la confianza. A la muerte de éste último, Tarquinio consiguió hacerse con el trono en lugar de los hijos del anterior rey. Con él se inició un período que se ha nombrado ‘monarquía etrusca’, formada por los reyes Tarquinio Prisco, Servio Tulio y Tarquinio el Soberbio.

Las fuentes escritas hablan de una serie de reformas que llevó a cabo Tarquinio Prisco, pese a que otras fuentes minimizan y se las atribuyen a Rómulo o a Servio Tulio. Aumentó el nombre de senadores, pasando a trescientos, número que se mantuvo hasta finales del siglo I a. C. Se elegían como senadores a los representantes de las familias más importantes de la comunidad, conocidos como patres por tener doble condición, por un lado eran pater familias y por otro pater gentis.

Una de las reformas más importantes de Tarquinio Prisco fue la del ejército. Lo aumentó en seis mil hombres y modificó también la caballería. La caballería inicial se dividió en dos partes: équites proires y équites posteriores. Duplicó las centurias de caballeros, pasando de tres a seis, y creó lo que se conoce como sex suffragia. Por tanto, en estos momentos, el ejército estuvo compuesto por tres mil infantes y seiscientos jinetes.

El fortalecimiento de las tropas es una muestra de la proyección hacia el exterior que Roma ya tiene en estos momentos. No obstante, en este período el territorio  todavía era pequeño, tan sólo los territorios próximos a Roma dentro del Lacio. Algunas fuentes atribuyen a Tarquinio la conquista del territorio llamado Prisci Latini, ubicado en el este del Lacio. Extendieron su influencia en nueve ciudades del Lacio, haciéndose con el control de una tercera parte del territorio, pero sin ocupación ni explotación del mismo por parte de Roma. Con todo, las ciudades del este del Lacio sí que terminaron teniendo dependencia económica de Roma.

También se le atribuyen a Tarquinio reformas sagradas. En primer lugar, con su reinado se iniciará la construcción sobre el Capitolio de un templo que estaría dedicado a la triada capitolina (Júpiter-Juno-Minerva). En segundo lugar, el colegio de las vestales sufrió ciertos cambios, pasando de tres a seis miembros, su cifra definitiva.
Por último, se construyó una muralla de piedra y se realizaron unas obras para drenar y canalizar el área del foro.

Bibliografía
-BRAVO, G., Historia de la Roma antigua, Madrid, Alianza, 1998.

-LEDO CABALLERO, A. C., “La Roma arcaica y el período monárquico”. Historia Antigua de Grecia y de Roma, Fco. J. Fernández Nieto (coord.), València, Tirant lo Blanch, 2005, pp. 315-343.

-MARTÍNEZ-PINNA, J., La Roma primitiva, Torrejón de Ardoz, Akal “Historia del Mundo Antiguo”, 1989, pp. 34-38.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada