Sistema político republicano. Esquema organizativo


Magistrados
-Censores: eran dos, quienes conservaban el cargo durante cinco años. Su función era realizar el censo, revisar la lista de ciudadanos, revisar la idoneidad de los senadores, así como admitirlos y expulsarlos.

-Dictador: nombrado tan sólo en situación de grave peligro. El dictador reunía en su persona un imperium superior al de los cónsules. Tenía como ayudante a un comandante de la caballería, el magister equitum. Nadie tenía derecho de vetar sus decisiones. El cargo duraba seis meses; después de este tiempo, debía abandonar el poder.

-Cónsules: eran dos por año. Eran los principales funcionarios ejecutivos del Estado. Su función era presidir el Senado y las asambleas cuando se encontraban en Roma, gobernar las provincias y dirigir los ejércitos en el extranjero.

-Pretores: en un principio era uno, pero a partir del año 227 a. C. fueron cuatro por año;  seis anuales desde el 197 a. C., por la necesidad de organizar las provincias hispánicas. Su función era fundamentalmente impartir justicia y, para gobernar las provincias, dirigir a los ejércitos que no fuesen comandados por cónsules.

-Ediles: eran cuatro por año (dos curules y dos plebeyos). Su función principal se centraba en la administración municipal, la organización del suministro de cereales, organización de las fiestas, etc.

-Tribunos de la plebe: eran diez por año. Ningún patricio podía ocupar este cargo. Su función principal era presidir el concilium plebis.

-Cuestores: su número fue incrementándose gradualmente hasta alcanzar los diez anuales. Su función era la administración financiera de Roma y de las provincias.

-Tribunos militares con poder consular: tenían la alta comandancia de las legiones. Su número variaba entre tres y ocho. Sustituían en época más antigua a los pretores (antiguos cónsules), si así lo decidía el Senado, también de duración anual; eran elegidos exclusivamente entre los patricios. Eran elegidos en las asambleas populares.


Eran en torno a los 300 miembros regulados por los censores. Los miembros debían proceder de una de las 18 centurias ecuestres principales. Esto significaba poseer unas propiedades como mínimo de 400.000 HS (HS = unos 100 sestercios, moneda de argento que era la unidad básica antes de la introducción del denario durante la Segunda Guerra Púnica). Los senadores no poseían ningún poder formal, pero estaban allí para aconsejar a los magistrados, sobre todo a los cónsules. Recibían también a las embajadas extranjeras. Tenían un considerable prestigio por la auctoritas de sus miembros que habían ocupado cargos de magistrados y ejercían un gran poder e influencia debido a su permanencia.


Las Asambleas
-Comitia Tributa: era una asamblea de ciudadanos, incluidos los patricios. Estaba dividida en 35 tribus (4 urbanas y 31 rurales). Los criterios para pertenecer a esta asamblea eran por condición de los antepasados propios. Estaba presidida por un cónsul, un pretor o un edil curul.

Sus funciones eran dos: 1) elección de ediles curules, cuestores, más comisiones especiales; y 2) aprobar la legislación.

En sus inicios era conocida como concilia plebis, y tan sólo permitía la asistencia a los plebeyos. Estaba dividida en 35 tribus (4 urbanas y 41 rurales). Los criterios para pertenecer a esta asamblea eran por condición de los antepasados y estaba presidida por un tribuno de la plebe.

Sus funciones eran principalmente dos: 1) elección de los diez tribunos de la plebe y de los ediles plebeyos, más comisionados especiales; y 2) aprobar la legislación.

Con el tiempo (Ley del 449 a. C., ratificada en el 339 a. C. y especialmente el 287 a. C.), las asambleas de la plebe se convertirían en Asambleas populares con la participación de todos los ciudadanos, tanto patricios como plebeyos. No obstante, se conservó fundamentalmente la distinción entre “asambleas plebeyas de tribu” y “comicios tribales”, aunque en la práctica no había distinción de clases y cualquier grupo social participaba tanto en los comicios tribales como en los concilios de plebe.

-Comitia centuriata: era una asamblea de ciudadanos, dividida en 193 centurias con derecho a voto. En esencia derivaba de la organización militar de la milicia de ciudadanos de tiempos del rey Servio Tulio. La calidad de miembro del grupo se basaba en la posesión de un equipo estándar. En lo más alto encontramos dieciocho centurias de caballería ecuestre (aquellos que podían reclamar un caballo pagado por el Estado: équites equo publico). Terminaron por basarse en la cuantía de sus propiedades para establecer las centurias. Simplemente, aquellos que se encontrasen con un equipo más rico votaban antes. Sus centurias tenían también un escaso número de miembros, por tanto su influencia sobre el voto era desproporcionada. Estas asambleas las presidía un cónsul o un pretor.

Sus funciones eran principalmente dos: 1) elección de cónsules, pretores y censores; y 2) declaraciones de guerra y ratificación de los tratados de paz. También tenían una cierta capacidad legislativa.

-Comitia curiata: era la asamblea más antigua. Con la aparición de las asambleas de centuria y de tribus, perdió su significado real, manteniéndose únicamente por tradición. Le correspondía la formalidad de entregar el poder (imperium) a los magistrados electos. También decidían sobre las instancias de adopción de ciudadanos (adrogatio).


Bibliografia
-FERNÁNDEZ NIETO, F. J. (coord.), Historia Antigua de Grecia y Roma, València, Tirant lo Blanch, 2005.

-GOLSWORTHY, A., Las guerras púnicas, Barcelona, Ariel, 2002, pp. 445-446.

-GUILLÉN, J., Urbs Roma II. La vida pública, Salamanca, Ediciones Sígueme, 2002 (1ª ed. 1978).

-GUILLÉN, J., Urbs Roma IV. Constitución y desarrollo de la sociedad, Salamanca, Ediciones Sígueme, 2009 (1ª ed. 2000).

-KOVALIOV, S. I., Historia de Roma (edición revisada i ampliada per Domingo Plácido), Madrid, Akal, 1989 (1ª ed. 1948).

-NEGRETE, J., Roma victoriosa, Madrid, La esfera de los Libros, 2011.

-ROLDÁN, J. M., Instituciones políticas de la República romana, Torrejón de Ardoz, Akal "Historia del Mundo Antiguo", 1990.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada