Numa Pompilio

Después de un período de interregnum con la muerte de Rómulo supuestamente en el año 717 a. C., el Senado eligió como nuevo soberano a Numa Pompilio (715-673 a. C.), de origen sabino. Numa puede definirse como el verdadero organizador de la religión pública romana, con la institución de los principales sacerdocios (flamines, augures, vestales, pontífices, feciales). Era tal su relación con el mundo religioso, que se decía que mantuvo una estrecha relación con la ninfa Egeria, e incluso la tradición le atribuye la construcción del templo de Jano, cuyas puertas permanecían cerradas en tiempos de paz, y tan sólo se abrían cuando se declaraba la guerra. Durante todo el reinado de Numa las puertas estuvieron cerradas, un hecho poco creíble y más en un estado antiguo. Por tanto, según la tradición, estamos ante un rey pacífico.

Asimismo, también pasó a la historia por ser considerado el introductor de un calendario luni-solar de doce meses, vigente hasta las reformas de Julio César, aunque según los expertos la introducción de dicho calendario fue posterior y, por tanto, anacrónico en tiempos de Numa (quizá en tiempos de la influencia etrusca). A pesar de todo, el intento de racionalización del tiempo es un elemento básico en la vida de toda comunidad perfectamente constituida (Martínez-Pinna, 1989: 30).

De esta reorganización sacerdotal, Dionisio (II, 46-73) cuenta lo siguiente:

“La primera división de los ritos religiosos la asignó a los 30 curions, quienes realizaban los sacrificios públicos de las curias. La segunda, a aquellos nombrados por los griegos stephanêphoroi o ‘portadores de la corona’ y por los romanos flamens […]. La tercera, a los comandantes de los celeres, quienes servían como guardia de los reyes y combatían tanto a caballo como a pie; para estos también ordenó algunos ritos específicos. La cuarta, a aquellos que interpretaron los signos enviados por los dioses y que determinan lo que presagian tanto a los privados como al Estado; éstos […] son llamados augures por los romanos y nosotros los llamamos oiônopoloi o ‘adivinos por medio de las aves’; son expertos en todo tipo de adivinación en uso entre los romanos, bien sean signos que aparecen en el cielo, en mitad del aire o en la tierra. La quinta la asignó a las vírgenes que guardan el fuego sagrado y que son llamadas vestales por los romanos, del nombre de la diosa a la que sirven, habiendo estado el propio Numa el primero en edificar un templo en Roma a Vesta y en designar vírgenes como sacerdotisas […].

La sexta división de las instituciones religiosas la asignó a aquellos que los romanos nombran Salii; el mismo Numa los reclutó entre los patricios, eligiendo doce jóvenes con buena presencia. Éstos eran los saris, objetos sagrados que estaban depositados en el Palatino y por eso son llamados Salii Palatini; Los Agonals, llamados por algunos Salii Collini, objetos que se guardaban en el Quirinal, fueron creados después de Numa por el rey Hostilio, como complemento de un voto hecho en la guerra contra las sabinos […].

La séptima división de las instituciones sagradas fue asignada al colegio de los fetiales; éstos pueden ser llamados en griego eirênodikai o ‘árbitros de la paz’. Son elegidos de entre las mejores familias y ejercen su sagrado oficio de por vida; el rey Numa fue también el primero que instituyó esta sagrada magistratura entre los romanos […].

La última sección de las ordenanzas de Numa referidas a los oficios sagrados pertenece a aquellos que poseen el más alto sacerdocio y el mayor poder entre los romanos. Por unas funciones que realizan, la reparación del puente de madera, son llamados en su lengua pontifexs, pero tienen jurisdicción sobre los asuntos de mayor importancia […]”.

Bibliografía
-GUILLÉN, J., Urbs Roma II. La vida pública, Salamanca, Ediciones Sígueme, 2002 (1ª ed. 1978).

-LEDO CABALLERO, A. C., "La Roma Arcaica y el período monárquico". Historia Antigua de Grecia y Roma, F. J. Fernández Nieto (coord.), València, Tirant lo Blanch, 2005, pp. 315-343.

-MARTÍNEZ-PINNA, J., La Roma primitiva, Torrejón de Ardoz, Akal "Historia del Mundo Antiguo", 1989.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada